Un mural en Barcelona representa un beso de Rubiales al boxeador Mike Tyson

Rubiales Tyson

El beso del ya expresidente de la Real Federación Española de Fútbol Luis Rubiales a la jugadora de la selección y campeona del mundo Jenni Hermoso ha desencadenado una tormenta de opiniones políticas, ha llenado páginas en los periódicos y horas de los informativos de radio y televisión, ha sido objeto de intensos debates en las redes sociales, ha propiciado manifestaciones y, ahora, también es fuente de inspiración para el arte callejero más reivindicativo, pues el artista Diego Ojeda, conocido como Nadiemedicearte, ha realizado un mural en Barcelona en el que retrata al mismísimo Rubiales besando en la boca al boxeador Mike Tyson.

Con el mural, que el propio artista compartió a través de sus cuentas en redes sociales como Instagram (@nadiemedicearte) pretende expresar su preocupación ante lo sucedido en la entrega de medallas de la final del Mundial de Fútbol Femenino que ganó España y contestar a todos aquellos que siguen pensando que el beso de Rubiales a Jenni Hermoso es un hecho sin importancia o una simple falta de decoro que en ningún caso debe ser considerada como una agresión sexual.

GFG

«¿Lo habría hecho con Iniesta o Carvajal?», se pregunta el artista en su perfil de Instagram y a modo de reflexión sobre la imagen del mural de Rubiales y Tyson que creó en la calle Vallespir de Baix del barrio de Sants de la capital catalana.

Tyson responde con un mordisco

La elección del boxeador Mike Tyson como receptor del «piquito» de Rubiales no es casual pues, en la escena que representa el mural, el púgil responde con un mordisco al presidente de la Federación en lo que constituye todo un homenaje al que le propinó en la oreja al también boxeador Evander Holyfield durante un combate disputado entre ambos.

Con Tyson y su mordisco, Diego Ojeda parece querer representar la necesidad de responder ante actos como el protagonizado por Rubiales y, por tanto, su apoyo a Jenni Hermoso y a quienes, en los últimos días, abanderan una persecución al ya expresidente del fútbol español que otros, sin embargo, consideran una cacería desproporcionada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *